Cuando él diseccionaba pájaros, tápate los ojos

Solo queda un perro, es lo único real,

más no lo único que ladra,

no, lo único que enloquece,

la noche ronca a sus casas blancas,

la noche pálida, ronca, es todo lo que ladra,

no hay nada más, ni perros ni la misma casa,

blanca, pálida, ronca, nada es lo que ladra,

es mi cabeza, enferma, ronca,

yaciendo de ella más paredes, ventanales,

que mares llevan los caudales.

A continuación, unas capturas de Cristina Galbó, cuyo sadismo en

“La Residencia” es digno de contemplar:

La madrileña Cristina GalbóUna virgen, una rubia con dolor de cabeza, tapándose los ojos,  la línea de la cordura o la no cordura de Anthony Perkins en “Psicosis III”


Continuación

Por Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s