25.02.11

Dentro de un rato todo será agua en la que podremos ahogarnos con nuestro bañador

negro puesto, y en unos días, nuestros huesos desintegrados viajarán por las aguas bravas,

se repartirán por los océanos de nuestros propios mundos y quizás nuestras vértebras,

unidas para siempre, queden en una orilla, junto a las huellas de cuando estábamos vivos

y creíamos que la mar crecía, como nosotros creíamos, en la luz… hoy inescrutable.

Por Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s