La luz de la sala de Urgencias (ése es el único sueño que se cumple)

Me recuerdo a mí, en un recuerdo cercano con un lejano amigo cercano, entonces,

algo tan mal visto como fumar era un medio para entendernos mejor.

Todo este bar imaginario en el que en la vida real ya estuve, me viene al cerebro con

la melodiosa e impoluta voz de Jackie Deshannon en su “When you walk in the room”,

Todo me viene al cerebro a través del viaje de los sueños, reales porque corren veloces

por las venas, tatuados en todo mi cuerpo.

Me gusta que toda aquella etapa bonita hoy esté zanjada, me gusta saber cuándo hay que

acabar algo… es una virtud. Pero me niego a olvidar nuestros últimos cigarrillos,

inconscientes de que eran los últimos, juntos, en aquella última etapa de prisas y noches

que acababan demasiado pronto. La música nunca la van a prohibir, no al menos en nuestras

cabezas, en éstas está para siempre todo permitido, en ellas seguimos estando juntos, todavía

fumamos, somos adolescentes inmaculados, en ellas, jamás envejeceremos porque el mañana

no existe. No hay tópico más adolescente que ese, pero tampoco lo hay más intenso… ni más real.

De pensar en el mañana vienen todas nuestras decepciones, es entonces cuando mitificamos,

imaginamos… y todo lo que no se cumple se torna decepción, así pues, podemos decir que el

mañana sí existe y en él seremos desgraciados, ése debe ser nuestro sueño… Pensar en lo peor ayuda,

así, agradecerás hasta la luz de la sala de espera de urgencias. Y serás feliz con un dolor de cabeza.

 

Por Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s