Para qué voy a hacer nada si me voy a morir

Para qué coleccionar, “amar” o crear si me voy a morir. Si me amo a mí mismo soy un egocéntrico o un narcisista. Hay otros que dicen que si no te amas a ti mismo no puedes amar a los demás, hay quién dice que todo es posible, es decir, que puedes amarte a ti y a los demás, los que piensan esto son también los que creen a pies juntillas la historia de Eva y Adán. ¿Para qué te haces un blog? Para demostrar todo lo que sabes, para que te sigan los cuatro gatos (o cuarenta) que te odian y el único que siente por ti algo parecido a lo que es el afecto? A mí eso de hacer públicas mis cosas no me va- exclamó ella con una convicción impropia de ella. Ya estamos, la gente siempre ordenando, “creyendo qué”. Yo creo que puedo hablar sobre esto porque nunca juzgo a nadie por cosas así, solo juzgo cuando me han juzgado. Es muy fácil de comprender.

Me molestan estos “posts” a la defensiva, palabras que pretenden formar un escudo.

Es muy fácil de explicar: Cuando llevas años escribiendo para ti mismo (esto es: para almacenar todo en un armario) es igual a cuando llevas 23 días sin salir de tu casa (por muy antisocial que seas)… al final sientes la imperiosa necesidad de salir… en este caso de mostrar algo de tu escritura  (un 2 % como máximo) para que tus vicios respiren. Porque sí considero un vicio escribir.

Las palabras pueden hasta hacernos parecer más feos, hacer desagradable un entorno, herir mucho. Y también todo lo contrario. Cuando no hay palabras las buscamos, cuando hay silencios inventamos palabras erróneas, suposiciones, autoconvencimientos, de nuevo suposiciones y para concluir, palabras erróneas.

Además está muy bien ensayar de alguna forma y escribir pensando que lo que escribes lo puede leer cualquiera, es un ejercicio parecido a las abdominales, pero para la mente.

Te hace comprender mejor eso de la empatía y a la vez moderar lo que no se puede moderar e incluso, escribir mejor. Cosa ésa última que nunca pensarán los que te leen que, curiosamente, suelen ser los que te odian. O no. Y a lo mejor “Se piensa el ladrón…”. Yo nunca he robado nada, no al menos conscientemente. Eso no va conmigo.

Hay que hacer muchas cosas, aunque nos vayamos a morir, al menos, para dormir bien cada noche.

Esto es como el top-less: “Chico, si no te gusta no mires”.


Por Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s