Reflexión de un ermitaño

Culpo, culto; al cuerpo muerto, a los nombres que destrozan mi casa,

pues todo bien y todo mal tienen el mismo color de mundo que no quiere nacer,

hay explosiones entre el mar y su fondo pero me da igual

porque vivo en la montaña. Una montaña que no tiene vistas hermosas

pues desde aquí solo se ve un lago de cisnes tranquilos que nadan

junto a ninfas y demás bellezas de mi imaginación, las orillas despiertan

donde crecen los árboles que los marineros no pueden ver,

y dicho esto solo creo que cada uno pensamos y morimos en nuestro mundo

creyendo que las otras sienes son otros planetas

y me quedo viendo las ramas atónitas ante mi mirada de no querer estar junto a nadie

y seguro que piensan en la diferencia entre yo y un marinero

y no la encuentran, porque la naturaleza es sabia.

 

 

Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s