ENTREVISTA A GERMÁN PIQUERAS (Por Germán Piqueras)

ENTREVISTA A GERMÁN PIQUERAS POR GERMÁN PIQUERAS

Pasadas las cuatro de la tarde nos adentramos en el estudio de este artista polémico y brillante a partes iguales. Subimos hasta cuatro pisos de interminables escaleras hasta que, por fin, llegamos a una puerta de metal gris coronada por una rúbrica plasmada con un rotulador negro. Se respira óleo y ópera. Tocamos a la puerta. Aunque es él, realmente, el que sale de la puerta y se llama a sí mismo. Nos abre y allí lo encontramos, con una sucia camisa blanca plagada de pins de símbolos castellanos tales como la Cruz de Ávila. “Lo compré en Ávila” – exclama, con una mueca de esas de genio. “Adelante, por favor, no se queden en la puerta”.

Germán nos abre la puerta y la deja entreabierta “Para que el olor a óleo no perfore nuestras almas”.

Todo está rodeado de arte. Hasta las manchas del suelo parecen hechas a propósito. Hay esculturas, cuadros, encontramos hasta un pequeño futbolín “Con el que pasaba los ratos muertos. Pero ahora es solo un recuerdo, polvo, infancia”. Tener al señor Piqueras delante nos inquieta y agrada a partes iguales. Esta no será una entrevista al uso, de hecho, la entrevista comenzó desde que subíamos los escalones. Todo aquí respira arte por los 5 costados y todo nos sorprende. Me quedo atónito mirando una bandera de Gran Bretaña sobre un botijo bastante antiguo, un llavero con cara de indio colgando del techo, las paredes moradas con recortes de prensa pegados (muerte de filósofos franceses y demás clichés), un circo de plastilina, libros, dibujos de brujas, cassettes tirados por el suelo (Sobre todo de música Soul)…

¿A quién le debes todo esto?

Francamente, a mi madre. Como diría Rosalía de Castro. Mi madre potenció y me animó, con su alma y sentido del humor, a que yo desarrollara lo único que creo, nos acompaña el resto de nuestra vida: la creatividad. Fui un niño creativo y flaco. Y todavía sigo siendo las dos cosas, creo que siempre seré igual. Hay gente que dice que es feliz siendo libre, pero para mí, la libertad sin creatividad, como la fuerza sin control, no sirve de nada.

¿Vendes mucho?

Lo suficiente para querer dejar todo, todos los días. Lo que más vendo son pantalones en la tienda de ropa de aquí abajo. La gente prefiere un retrato de enamorados, la cuesta de no sé qué, el castillo de no sé cuántos y lo peor es que ellos miden el arte conforme a cuánto se parece a la realidad. Yo les digo que lo que les gusta es la fotografía, que también es un arte, pero que tiene muy poco que ver con la pintura. Al menos, bajo mi opinión. No, no vendo mucho. Las cosas que me quieren comprar son las únicas que no quiero vender. Del resto sí, de hecho tengo como reto, que cada uno de vosotros tengáis un cuadro mío en vuestro salón.

¿Qué quieres ser de mayor?

Supongo que preguntáis esto, Germán, por la edad mental que aparento delante de la gente. Te equivocas, pero te responderé: quiero ser actor, quiero tener algo que ver con el mundo de la Comunicación Audiovisual, carrera que quiero estudiar, con el periodismo o con la psicología. Creo que, realmente, me apasionan demasiadas cosas y ninguna a la vez. Pero no me limito a contemplar y quiero ser actor. Preferentemente de teatro. Me atonta demasiado cómo huelen esos lugares, los telones rojo oscuro, ver a la gente como lo que es: uno. Todos somos uno. Y en el teatro te das cuenta de ello.

¿Qué música escuchas para crear?

Me parece ridículo que me preguntes eso. La música no es importante. Cada mañana, cuando me levanto tengo nuevos “ídolos” (Germán nos indica que marquemos las comillas en esta palabra, señalando con su dedo índice lleno de pintura negra). La música que me gusta la amo y la odio, a veces ya nunca regreso a ella. Pero no es importante la música que escucho para mi proceso de creación. Hay gente que, como yo, escucha Julio Iglesias para pintar y nuestras obras no tienen nada que ver. Supongo que a cada uno nos afecta de una manera la voz de Julio. (Media sonrisa)

¿Piensas que el alcohol y determinadas drogas pueden ayudar a crear más o mejor?

Ni más ni mejor. La droga destruye. Edgar Allan Poe o Bob Marley eran niños brillantes y creativos y, entonces, no se drogaban. Ambos murieron jóvenes y muchas veces, equivocadamente, se les atribuye el hecho de que se drograran o emborracharan a su calidad artística y yo pienso que no tiene nada que ver. Es una leyenda urbana. Algo que mata neuronas no puede ayudar sino a morirte. Quizás lo que te haga ser más creativo es ser consciente de que la muerte está más cerca y ello, esas prisas, te hagan crear lo que quieres dejar como legado antes de que el enterrador enyese tu agujero. Y esa conciencia por la muerte sí que es posible que te la ofrezcan las drogas. Pero también el miedo, el amor y todas esas cosas que no podemos tocar. Lo intangible, que diría un pretencioso.

¿Qué es España para ti?

España… (se queda pensando mientras mira detenidamente la bandera de Gran Bretaña)… España… creo que esa pregunta debería hacértela yo a ti. Porque no la sé y no quiero responderte con tópicos de filósofos como “Una casa de putas”, “Algo en lo que no me reconozco”, “Mil Reinos de Taifas”. Almodóvar (director al que considero intragable) decía que, en una entrevista, uno siempre intenta decir y pensar continuamente cosas que los demás no, luchas por ser diferente en cada pregunta. Es en lo único en lo que estoy de acuerdo con ese manchego de “oro”. España es un estado de ánimo, el alma de Europa, la alegría, la luz y el sol. España significa “Tierra de Conejos”. La tierra inventada de la que siempre me sentiré parte, aunque no crea en las patrias o, directamente, piense que nuestra patria es el mundo. Es muy bonito seguir a tu país en unos JJOO, Mundiales, etc…

¿Saldremos de la crisis?

¿Cuándo?

Antes de lo que imagináis. No tenemos nada que ver con Grecia. Nosotros somos bretones-mediterráneos. España es algo más que Calpe.

 

Germán, momentos antes de que comenzara el partido del Barça

¿Qué esperas de la vida?

Morir mañana. Solo así consigo levantarme de la cama esperanzado.

No podrías vivir sin…

Nolotil, Diazepán, Algidol, gotitas para la alergia, conexión WIFI, los Barça-Madrid, las personas que viven en mi casa y algún amigo con el que puedo decir las cosas más importantes de la vida: las tonterías.

¿Cuántos premios has ganado?

Sin contar el de dibujo de la Educación Vial de 1993, ninguno. Pero anímicamente muchos. Cada latido de mi corazón es un premio.

¿Tienes algún objetivo en la vida?

Aprender a respetar antes de los 30.

¿Cómo es tu mujer ideal?

Rubia. O morena. O pelirroja. La que se deje, Fran, la que se deje. (Aquí parodia a “Enrique Pastor, concejal de juventud y tiempo libre” de la serie “La que se avecina”).

Gracias por tu tiempo, dentro de algún tiempo volveremos a entrevistarte (hablo en plural porque siempre me siento periodista y lector, unísonamente).

Germán se queda enfrascado en una nueva obra y yo abandono su estudio, cerrando la puerta. No quedando, de esta manera, nadie dentro. Pienso detenidamente qué me pasa por la cabeza para haber hecho esto y de repente, me acuerdo que el Barça juega a las 9. Y se me olvida todo.

 

Germán Piqueras

Anuncios

4 comentarios en “ENTREVISTA A GERMÁN PIQUERAS (Por Germán Piqueras)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s