YO SOY DIOS Y SATÁN. Y TÚ TAMBIÉN

Se tomaba todo en serio. Por ello, cuando la radio anunció el asesinato, él no dudó en transformarse en el asesino. Para comprenderle, para saber el por qué. Lo hizo tan bien, que la policía lo arrestó, pese a sus súplicas. Y ya en la cárcel, bordó tanto el papel de preso, que le condenaron a muerte. Una vez muerto, fingió de manera tan brillante que era el villano más ruin, que entró al infierno. Se quedó esperando junto al fuego.

Así, Dios se convirtió en Satán para hacer creer a la lacra del mundo que, en efecto, el infierno podía existir y que para darse cuenta de ello, bastaba con mirarse en un espejo cuando acababas de matar algo.

Tan solo disfrazado de Satán pudo saber cuál era la raíz del ser humano. Y guardó el secreto hasta que se quitó el disfraz y esperó, ya en el cielo, a quien merecía saber tal ahonda cuestión.

 

Germán Piqueras

Anuncios

Un comentario en “YO SOY DIOS Y SATÁN. Y TÚ TAMBIÉN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s