VERANO DEL 13

Este verano no hay nadie a quien esperar,

no habrá razones ni semanas que viene,

el calor sucederá al calor y el otoño sabrá

al cansancio de una espera consciente de

que no era tal. Las hojas caerán articuladas.

El verano no será un paréntesis, sino la frase.

La frase que dice “qué vieja soy”.

El verano está a punto de entrar por debajo de la puerta,

pues nunca se la abrimos. Se detendrá en nuestras caras y

en nuestros cuellos, para luego perforar nuestra garganta

y detener con sus manos el agua que bebemos,

y así muramos de sed.

Será uno más cuando durmamos y la cama será

una caja fúnebre, una claustrofobia cuya única medicación

es morir.

Y aún muertos, nuestros cadáveres se tendrán que quitar

la mortaja para bañarse en la piscina.

Así seremos felices, flotando entre el croar de las ranas y las

hojas del otoño, todavía en los árboles, mirándonos como si

la vida estuviera enamorada de la muerte.

perfil4

Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s