El vestido de girasoles

Me dijo que tuviera cuidado al volver a casa,

cuando es en mi casa donde más cosas me pueden pasar.

 

Partidos de fútbol que huelen a cenas ajenas,

películas que me pueden engañar –aún más-.

 

Imagino un vestido de flores amarillas en la pared sucia

y eso es lo que más me pasa.

Esa imaginación anclada como un barco hundido en mitad del océano.

O como un tesoro. Pero no hablo de un baúl oxidado sino

de haber nadado con ella en un mar creado por nuestras palabras.

 

No imagino más que ese vestido de girasoles que llevaba

el día que a mí empezó a pasarme todo.

Todo esto tan rojo.

 

vestido girasoles

 

Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s