ESA COSA

¿A quién no le gusta y conmueve la vieja novela de Frankenstein? ¿Qué quinceañero rarito no ha soñado mil veces con vivir en sus propias carnes una auténtica historia de terror? ¿Algún ingenuo cree en los monstruos? Pues los monstruos no existen. Quiero que recuerdes esta frase cada vez que vayas a tirar la basura, esa basura mórbida, maloliente y desagradable… que tanto te define y que por ello desprecias y tiras como si fuera basura.

Deberías empezar a comprender, a partir de hoy, que ese acto no es sino uno de los más crueles y siniestros que puedes hacer, pues los espejos de la esencia y alma de cada ciudad no son sino sus vertederos y lo que en ellos acontece. ¿De verdad piensas que en esos lares… no ocurre nada? ¿De verdad piensas que la mezcla de tus bacterias, que hacen el amor con las de tu vecino, con los insectos que merodean por los excrementos de esta sociedad enferma y consumista, con los restos de comida –y lo que en ellos habita- , con las ratas, comadrejas y lagartijas varias que por ahí celebran cada noche el honor de ser un bicho… no produce nada? Si es así, quedas a salvo de todo lo que te rodea.

Si no es así, te invito a soñar con el día en que en cada uno de esos inmensos vertederos deje de ser un vertedero para ser esa otra cosa.

Estás en tu derecho de no reciclar, yo solo quiero que se te revuelva la cena cada vez que en una misma bolsa de basura entremezcles varios hábitats, todo acto tiene una consecuencia. Piensa que cada humano produce cada día una bolsa de basura.

 

Los monstruos no existen. Los creamos.

 

Por eso un día ante nuestro despertar estará él tapando con su masa el bello amanecer que queríamos ver junto a esa persona especial. En tu capacidad de soñar e imaginar tendrá una forma u otra… pero siéntete partícipe… y creador. Siéntete artista, discípulo de Mary Shelley. Eres igual de importante que Tobe Hopper, Wes Craven, Tod Browning o Narciso Ibáñez Serrador, con la única diferencia –simple y llana- de que no tienes talento. Y ellos sí. El objetivo de ellos era quererte asustar, el tuyo, tan sólo, tirar la basura. Y morirás devorado, humano, por tus propios actos. Pues basura no son solo tus bolsas de Mercadona llenas de raspas de pescado sino tus palabras, tu falta de crítica, tu nula moral y tus ganas de ser el mejor, sin importarte que no lo eres porque, simplemente, no hay mejor. Solo somos muchos peores y este ser es nuestro verdadero emblema.

Bienvenido al planeta Tierra, extraterrestre. No te molestes en conocernos a todos, en integrarte en nuestra sociedad camuflado. Tan sólo mira esta cosa. Él nos define a todos. Unamuno dijo que una sola alma valía por el Universo entero, pues esta es la nuestra.

 

esacosagermánpiquerasarona

 

Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s