¿Quién quiere ser famoso?

Se puede decir. La gente con alma de reality se piensa que uno trabaja para conseguir la peor cara de la notoriedad: la fama. Según veo en el comportamiento de algunas personas que la tienen, perjudica gravemente la salud interna. ¿A quién le interesa la fama, además de a más de un 50 % de jóvenes británicos según no sé cuál estudio? No podemos seguir interpretando igual la famosa frase de Warhol que decía que, en el futuro, todas las personas tendrían sus 15 minutos de fama. Visionario o no, aquella frase no era sino una crítica atroz a la fama, pues, si todo el mundo la tiene en algún momento, el significado de “fama” ya no sería el mismo, asimismo tampoco tendría las mismas connotaciones. Podríamos decir que, ahora, la fama sería la “no fama”. No ser famoso te da casi más prestigio que serlo (hablo de la fama fast food o cercana a ella). Hay personas que salieron diez minutos en un programa de citas y, en su perfil de Twitter ponen “concursante de…”, ¿de verdad? Me gustaría completar la frase de Warhol: “En el futuro todo el mundo tendrá sus 15 minutos de fama. Y eso, no es bueno.”

Se ha sobrevalorado la fama de tal manera que hasta personas que no saben ni hablar son famosos. Por ello mismo hay que buscar un camino contrario a la fama, aunque en alguna ocasión las consecuencias de este puedan conducir también, inevitablemente, hacia ella. Tienes que buscar el reconocimiento de tu trabajo y, dependiendo de tu profesión, estarás más o menos ligado a cierta fama. El reconocimiento dentro de tu sector/gremio es lo verdaderamente complicado, pues para conseguirlo tu discurso tiene que conllevar un pensamiento y una fuerza que no son gratuitas y que tienen sus consecuencias. Tienes que elegir constantemente y sacrificar. Sacrificar vacaciones, amigos, situaciones felices. ¿Por qué? Se supone que porque aquello a lo que has decidido dedicar tu tiempo, es decir, tu vida, te llena más que cualquier otra cosa. Algunas personas te acompañarán en tu viaje, pero no te confundas: la mayoría no lo hará. Y no sólo eso, sino que te criticarán duramente, malinterpretarán tus acciones. Pero tú tendrás que seguir sabiendo que, incluso, puede que no haya recompensa y que esta en sí misma no es sino tu propio camino.

“Violento chaparrón. Ponte de cara a la lluvia, deja que sus rayos de hierro te penetren, deslízate en el agua que quiere arrastrarte, pero quédate, aguarda así, erguido, la aparición del sol, que fluye de manera súbita e inacabable.”  (Franz Kafka, Diarios)

dibujo la fama.jpg

 

Germán Piqueras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s