Una ciudad europea

 

La ciudad en la que se crearon los creadores. Y de esto hay que preguntarse el porqué. Algunos son natales, otros fijaron su residencia aquí durante algún periodo. Lo evidente es que a todos les influyó de una manera o de otra, su belleza o sus ruinas. Aún hoy, con la dura etapa del turismo a sus espaldas, no tiene todavía la esencia de parque temático total, aunque casi. Y en ese casi se balancea, conjugando calles sombrías e imperiales con colas de gentes de otros mundos que vienen a fotografiar lo que ya no es. Los kebabs aromatizan suaves brisas que no vienen del Danubio, que ya no es azul, y nos hablan del siglo en el que intentamos vivir, en un diálogo en el que aparecen cosas aparentemente opuestas a esos puestos de comida, como la ópera o los carruajes de caballos profundamente depresivos, contundentemente hartos de los seres humanos que no les hacen sentir caballos. También hay picnics de manteles de cuadros en parques, salchichas picantes con mostaza, parejas que pasean de la mano como único símbolo de unión de nuestro continente. Museos extraños llenos de polvo y muñecos de cera, torres de locos cuyas celdas están recreadas en exposiciones de patologías médicas, a los que van solo los más allegados. Cafés hechos con leche de vacas sagradas, que cuestan más de cinco euros, para que empieces el día atento. Pero en esa atención recuerdas que Freud pensó entre estos edificios, que la sombra de Fritz Lang se proyectó muchas noches por la calle Piaristengasse, que los genios de Mozart, Schiele o Klimt expresaron aquí sus mejores obras, y entonces te vienen a la mente más apellidos ilustres como Strauss o Haneke, incluso algunos que no se pueden mencionar en los días que corren. En la historia de esta ciudad puedes comprender la indumentaria negra de Gottfreid Helnwein y es en esos momentos cuando tu cerebro descubre que todo, la tragedia o la belleza (la de Sissi, la del palacio de Schönbrunn o la de la inmensa catedral gótica), tiene una misma respuesta. Y esta es únicamente Viena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s